miércoles, 23 de noviembre de 2011

2- RAZONES PARA DAR EL PECHO (La cara oscura)

Bien, pues como comentaba la semana pasada dar el pecho me gusta, pero para que vamos a negarlo también tiene su parte oscura, negra, oculta.
Si, hay cosas negativas tambien en esto de la lactancia.
Y porque no pues tambien voy a hablar de ellas:

-La primera y principal, es cansado, cansadisimo y a veces agotador. Tanto que en ocasiones de enajenación mental causadas por la falta de sueño hasta he pensado en dejarlo. Pero luego releo mi lista mental (mencionada en el anterior post) y vuelvo a sacar la teta.
Segregamos una sustancia, la prolactina, que hace que madre e hijo/a caigamos en un profundo sueño, pero aun asi el sueño no dura mucho, porque el cerebro del bebé aun es pequeñito y no sigue fases de sueño como las de un adulto, y ademas ese pequeño bebé también esta alerta a ver si su mamá está cerca y si no lo está la llama de la única manera que sabe, llorando.
Asi que es normal que un bebé se despierte muchas veces a lo largo de la noche, ya no solo porque tenga hambre o sed sino para ver que su mamá está ahi, y su manera de hacerlo es cogiendo su tetita.
Las mamas que dan biberon con formula probablemente vean que sus niños duermen más horas seguidas y con un sueño más profundo, no voy a entrar ahora en la guerra del biberón, pero simplemente diré que a mi eso no me parece natural y yo prefiero en la crianza de mi hijo dejarme llevar por las cosas que me parecen más sanas y naturales.

-La dependencia mamá-bebé se desarrolla más cuando hay lactancia materna, ese precioso vinculo a veces también cansa, porque no hay NADIE que pueda entretener a tu bebé mientras tu terminas de hacer la comida (por poner un ejemplo) y el berrea. Es estresante y a veces yo he llorado a la vez que el.
Y saber que tu bebé no sólo llora porque tiene hambre si no por su necesidad de estar contigo a veces puede producir un sentimiento de agobio mezclado con culpa muy desagradable.
En estos casos son muy útiles los portabebes aunque no funcionan para todos los bebes, el mio siempre fue inquieto y creo que fueron temporadas cortas en las que fuimos capaces de adaptarnos a uno u otro sistema de porteo.

-Se necesita ayuda, aunque esto creo que es aplicable a dar el pecho o no, vamos que en general con un bebé se necesita siempre ayuda, y aquellas protagonistas de comentarios tipo: "Fulanita no hace nada, sólo está en casa con el bebé" pues o bien no saben lo que es tener hijos o los han tenido pero como si no, no se si me explico.

-Es una tarea larga y ardua y a veces dificilmente compatible con otros trabajos. Yo aqui hablo de oidas, de super-mujeres que me han tocado cerca y que han amamantado, dormido pocas o ninguna hora y luego marchado a trabajar. Mi más sincera admiración chicas, yo no se si habria sido capaz.
Yo he tenido la suerte de dedicarme en exclusiva a mi niño el primer año y el segundo sin tener que "trabajar fuera de casa" he tenido mucha ayuda de los yayos, asi que me considero una afortunada.

-Y ya finalmente como último pero no menos importante el gran tema de la falta de apoyos sociales asi en general: la falta de conciliación laboral y familiar, la falta de apoyo por parte del personal sanitario, la falta de apoyo de la gente en general que se cree que es lo mismo dar un biberón que amamantar a un bebé.
Aunque en relación a esto yo creo que lo que más me irrita es el sentimiento generalizado de que dedicar tanto tiempo a los niños y preocuparse tanto por las cosas relacionadas con ellos es de tontas o de gente que no tiene nada "IMPORTANTE" en lo que pensar.
Porqué yo soy de la opinión de que si no nos preocupamos de hacer las cosas bien con nuestros niños, ¿cómo vamos a pretender mejorar el mundo si no?.


NOTA FINAL: todo lo negativo se te olvida cuando ves a tu bebé con su tetita mas feliz que nada.

4 comentarios:

  1. Hola guapa! Me has invitado a visitar tu blog y aquí me quedo :) Debo decir que yo no le he encontrado la cara oscura a la lactancia, llevo 20 meses, trabajo, y creo que si me hubiera tenido que levantar a preparar biberones o a dar paseítos pasillo arriba, pasillo abajo hubiera sido muchísimo peor. La dependencia madre/bebé me parece lo más natural del mundo, lo que es antinatural es que no exista ;) Sobre la falta de apoyo ahí estoy de acuerdo es necesario un cambio de mentalidad a nivel global.
    Lo dicho, me gusta y me quedo por aquí. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Yo también me quedo. Aún no soy mamá, pero me vendrá muy bien cuando me toque :)
    Ánimo guapa!

    ResponderEliminar
  3. Te estaba leyendo y pensaba que llevas razón pero que también depende del niño. El nivel de demanda y apego de mi hijo ha ido en aumento con el paso de los meses, ahora tiene casi 26 y madre mía... yo tampoco puedo hacer la comida, ni limpiar, ni vestirme ni nada de nada... y eso que no hay teta de por medio!.

    ResponderEliminar
  4. Claro, todo depende de cada niño/a, su nivel de demanda,si duerme bien o mal (mi caso), si es mas o menos independiente... En fin que cada uno/a somos un mundo y lo hacemos lo mejor que podemos/sabemos.
    Gracias por comentar y leerme chicas

    ResponderEliminar